-->
Lo Ultimo :

Análisis del libro de "EZEQUIEL"

Ezequiel - El personaje de Ezequiel, como un escritor y poeta, es, pues, admirablemente dibujado por la mano maestra del obispo Lowth: "Ezequiel es muy inferior a Jeremías en la elegancia, en lo sublime no es aún destacado por Isaías, pero su sublimidad es de un total diferente. Es profundo, vehemente, trágico; sus sentimientos son elevados, animado, lleno de fuego y la indignación, su imaginería está lleno de gente, magnífico, excelente, y su lengua es grande, solemne, austero, duro y, a veces sin pulir, que abunda en las repeticiones , no por el bien de la gracia o elegancia, sino de vehemencia e indignación. Cualquier tema que trata de, que diligentemente puruses; de que rara vez sale, pero rompe, por así decirlo, a ella, donde la conexión es evidente y, en general, bien conservado. En otros aspectos que tal vez pueden ser superadas por los otros profetas, pero, para que las especies de la composición a la que parece adaptada por los dones naturales, la fuerza, impetuoso, grave y grande, no uno de los escritores sagrados es superior a él. Su dicción es lo suficientemente perspicaz; toda su oscuridad surge de la naturaleza de sus súbditos. Visiones (como por ejemplo, entre otros, los de Oseas, Amós, y Zacarías), son necesariamente oscuro y confuso. La mayor parte de Ezequiel, sobre todo hacia la mitad del libro, es poética, si consideramos la cuestión de la lengua. "ABP. Newcombe juiciosamente observa, El Profeta no debe considerarse simplemente como un poeta, o como un enmarcador de las visiones de agosto y sorprendente, y de aquellos admirables representaciones poéticas, que se ha comprometido a escribir, pero, como un instrumento en las manos de Dios que aplaudió a revelarse, a través de una larga sucesión de edades, no sólo en diversas partes que constituyen un conjunto magnífico y uniforme, sino también de diversas maneras, como por voz, por los sueños, por la inspiración, y por la visión normal o enigmático. "Ezequiel es un gran poeta, lleno de originalidad y, en mi opinión, quien le censura como si fuera sólo un imitador de los antiguos profetas, nunca he sentido su poder. No debe, en general, en comparación  con Isaías, y el resto de los antiguos profetas. Esos son grandes, Ezequiel es también grande, los de su forma de poesía, Ezequiel en su "Para justificar este personaje el prelado aprendió desciende a lo particular, y da ejemplos apropiado, no sólo de la clara, fluida, y nervioso, pero también. de lo sublime, y concluye sus observaciones sobre su estilo, al afirmar que sea su opinión deliberada, que si su "estilo es la vejez de la lengua hebrea y la composición (como se ha dicho), es una firme y vigorosa, . y debe inducirnos a trazar su juventud y virilidad con la atención más asidua "Como un profeta, Ezequiel nunca se debe permitir que ocupan un alto rango, y algunos de los profetas han dejado un tesoro más valioso para la iglesia de Dios que que tiene. Es cierto, está en varios lugares oscuros, pero este resultado ya sea de la naturaleza de sus súbditos, o eventos predichos que sigue sin cumplirse, y, cuando el tiempo se rodó la niebla del futuro, las generaciones sucesivas a continuación, se perciben con lo celestial la sabiduría de este profeta ha hablado muy descuidado. Hay, sin embargo, una gran parte de su trabajo que es libre de toda oscuridad, y muy edificante. Tiene tanta precisión y minuciosamente predijo el destino y el estado de varias naciones y ciudades, que nada puede ser más interesante que para rastrear el cumplimiento exacto de estas profecías en las cuentas proporcionadas por los historiadores y viajeros, mientras que, de conformidad con el tipo elegante de un nuevo templo que se erigió, un culto a la introducción de nuevas y una nueva Jerusalén que se construirá, con nuevas tierras que se adjudicará a las doce tribus, se puede descubrir la vasta extensión y la gloria de la Iglesia del Nuevo Testamento.



Autor: El Profeta Ezequiel es el autor del Libro (Ezequiel 1:3) Él fue un contemporáneo tanto de Jeremías como de Daniel.


Fecha de su Escritura: El Libro de Ezequiel fue escrito probablemente entre el 593 y el 565 a.C.



Propósito de la Escritura: Ezequiel ministró a su generación que estaba sumergida en el pecado y la desesperanza. Por medio de su ministerio profético, él intentó llevarlos al arrepentimiento inmediato y a confiar en el distante futuro. Él pensaba que: (1) Dios trabaja a través de mensajeros humanos; (2) Aún en la derrota y desesperación, el pueblo de Dios necesita afirmar la soberanía de Dios; (3) La Palabra de Dios nunca falla; (4) Dios está presente y puede ser adorado en cualquier parte; (5) La gente debe obedecer a Dios si espera recibir bendiciones; y (6) El Reino de Dios vendrá.

Versos Clave: Ezequiel 2:3-6, “Y me dijo: Hijo de hombre, yo te envío a los hijos de Israel, a gentes rebeldes que se rebelaron contra mí; ellos y sus padres se han rebelado contra mí hasta este mismo día. Yo, pues, te envío a hijos de duro rostro y de empedernido corazón; y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor. Acaso ellos escuchen; pero si no escucharen, porque son una casa rebelde, siempre conocerán que hubo profeta entre ellos.”

Ezequiel 18:4, “He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.” 

Ezequiel 28:12-14, “Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas.” 

Ezequiel 33:11, “Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?”

Ezequiel 48:35, “Y el nombre de la ciudad desde aquel día será Jehová-sama.” [EL SEÑOR ESTÁ AHÍ]

Breve Resumen: ¿Cómo puedes enfrentarte a un mundo extraviado? Ezequiel, destinado a comenzar el ministerio de su vida como sacerdote a la edad de treinta años, fue sacado de su país y llevado a Babilonia a la edad de veinticinco años. Por cinco años se debatía en la desesperación. A los treinta años una visión majestuosa de la gloria de Yahvé cautivó su ser en Babilonia. El sacerdote/profeta descubrió que Dios no estaba confinado a las severas restricciones de su tierra natal. Él se dio cuenta de que personalmente, no contaba con nada para ayudar a los cautivos en su amarga situación, pero estaba convencido de que la Palabra de Dios les hablaba sobre su condición y podía darles la victoria en ella. Ezequiel utilizó varios métodos para comunicar la Palabra de Dios a su pueblo. Utilizó el arte, al dibujar una representación de Jerusalén; acciones simbólicas y conductas inusuales para asegurarse la atención de la gente. Se cortó el pelo y la barba, para demostrarles lo que Dios le haría a Jerusalén y a sus habitantes. 

El Libro de Ezequiel puede ser dividido en cuatro secciones:Capítulo 1.24; profecías sobre al ruina de JerusalénCapítulos 25-32: profecías sobre el juicio de Dios sobre las naciones vecinasCapítulo 33: una última llamada a Israel para el arrepentimientoCapítulos 34.48; profecías concernientes a la futura restauración de Israel.

Referencias Proféticas: Ezequiel 34 es el capítulo donde Dios denuncia a los líderes de Israel como falsos pastores, por su poco cuidado a Su pueblo. En lugar de apacentar a las ovejas de Israel, ellos se preocupaban por ellos mismos. Ellos comían bien, estaban bien vestidos y bien atendidos por el mismo pueblo sobre el que ellos habían sido puestos para cuidar (Ezequiel 34:1-3). En contraste, Jesús es el Buen Pastor quien da Su vida por las ovejas, y quien las protege de los lobos que destruirían al rebaño (Juan 10:11-12). El verso 4 del capítulo 34 describe al pueblo cuyos pastores fracasaron en ministrar a las ovejas débiles, enfermas, heridas y perdidas. Jesús es el Gran Médico quien sana nuestras heridas espirituales (Isaías 53:5) por Su muerte en la cruz. Él es quien busca y salva a lo que se había perdido (Lucas 19:10).

Aplicación Práctica: El Libro de Ezequiel nos llama a unirnos en un encuentro fresco y vivo con el Dios de Abraham, Moisés y los profetas. Debemos ser vencedores, o seremos vencidos. Ezequiel nos reta a: experimentar una visión del poder, conocimiento, eterna presencia y santidad de Dios que cambie nuestra vida; a dejar que Dios nos dirija; a comprender la profundidad y el compromiso con el mal que se aloja en cada corazón humano; a reconocer que Dios hace responsables a Sus siervos de advertir a los hombres malvados sobre el peligro en que se encuentran; a experimentar una relación viva con Jesucristo, quien dijo que el nuevo pacto se encuentra en Su sangre.


Para Imprimir y PDF

Manda Este Articulo a un Amigo :